Imagen Veracruz 92.5 FM | Poniendo a México en la misma sintonía



Cargando más noticias...

Noticias | Programación | Eventos | Síguenos

Imagen News

La Unión Europea declara la guerra al plástico no reciclable


22 de ene de 2018 a las 11:01 hrs
EuroNews
Ver todas las Noticias

Compartir en :


El plástico se ha convertido en un auténtico problema para la Unión Europea, cuyos países miembros con incapaces de lidiar con la ingente cantidad de este material que se genera cada año y que se convierte automáticamente en basura. Incapaces de procesarlo, acaba en vertederos, en el medio ambiente o -hasta ahora- en terceros países.

La UE ha anunciado un plan para reciclar todo el plástico de Europa antes de 2030. Precisamente lo ha hecho en la misma semana en la que China ha anunciado que no aceptará más basura procedente de otros países. Hasta ahora el país asiático cobraba por ser "el vertedero del mundo", la salida ideal para los plásticos de Europa, pero ya no más.

Eso genera un problema en Occidente, acostumbrado a encontrar una solución fácil para sus residuos. Sin infraestructuras para reciclar grandes cantidades de plástico al año, la UE sólo ha encontrado una solución: hacer que todos sus plásticos sean completamente reutilizables.

No va a ser fácil, ya que sólo en la Unión se generan más de 25 millones de toneladas de estos residuos cada año, la mayoría de ellas sin opción a la reutilización, hasta el 70%. Eso debe cambiar, aunque no lo hará a corto plazo. La UE se ha dado 12 años para solucionar el problema, ya que hoy por hoy no encuentran la vía de conseguirlo rápidamente.

Qué es el invierno nuclear y por qué deberías tenerle miedo

Se ha anunciado un fondo de 100 millones para promover el estudio e investigación de nuevos tipos de plástico reciclable, así como la posibilidad de crear impuestos sobre este tipo de productos para desincentivar su utilización, de la misma forma que algunos países están haciendo ya con las bebidas y comidas azucaradas.

El reciclaje de plástico es necesario y supone todo un reto, pues es un material no biodegradable que tarda entre 100 y 1.000 años en descomponerse en el medio ambiente. Buena parte de las bolsas y anillas de refrescos terminan en el mar, en bosques o en ecosistemas en peligro, con todo lo que ello conlleva para la fauna y flora.